100%

Mobiliario de plástico postconsumo reciclado y rotomoldeado.
El material plástico de desecho, obtenido de aparatos electrónicos, juguetes, bandejas de bebidas, asientos de estadios de fútbol, etc, etc. es utilizado comúnmente en muy pocos productos finales definitivos, debido, entre otras cosas, a la complejidad en la clasificación de sus diferentes tipos, al carácter de “usado” que adquieren, dentro de otros factores de tipo químico y físico.
La técnica del rotomoldeo permite tomar parte en este proceso, hacerse cargo de grandes cantidades de material y transformar el resultado en un producto totalmente distinto, sustentable y completamente real. Lo que obtenemos son piezas finales resistentes y totalmente nuevas de manera formal y conceptual.
Este es un producto sustentable, incluso al llegar el fin de la vida útil del objeto, ya que éste puede volver a triturarse y volver a ser rotomoldeado para dar forma un nuevo objeto.
Un factor importante al momento de determinar la factibilidad técnica, rapidez y optimización de recursos materiales y económicos es también el mundo de la producción. Por esto, es que las matrices de estas piezas fueron diseñadas para que en su producción se optimizara al máximo la energía, materiales y costos, sumado a la facilidad de construcción de estas mismas.
Para lo anterior, se desarrollaron los volúmenes solo con caras planas. Esto es, polígonos irregulares que unidos forman una estructura tridimensional.